Home : Wallpapers : Top 100 : Agregar Sitio : Recomendados : Mapa del sitio : Tus sugerencias : Recomendanos : Adultos:

barra_izquierda
:: Argentina ::
 Argentina Destinos
 Estancias en Argentina
 Hospedaje Argentina
 Agencias de Turismo
:: Aventura ::
 Montañismo
 Trekking
 Mountain bike
 :: Regiones ::
 Europa
 Asia
 Africa
 Oceanía y Pacífico
 Norte América
 Centro América
 Sud América
 :: Servicios Varios ::
 Conversor de monedas
 Distancias e / capitales
 :: Documentación ::
  Pasaporte
  Visas
  Vacunas Necesarias
 :: Consejitos ::
 Aduana
 Dinero en el viaje
 Equipaje
 Pasajes más baratos
 :: Información Util ::
 Embajadas
 Consulados
 Casas turismo exterior
 Casas turismo interior
ENLACES

Sitios Amigos

 

 
 
Turismo de Argentina y el Mundo - Oceanía y Pacífico
.
Tasmania, la tierra del demonio se parece al paraíso
Es un sitio lleno de contrastes y sorpresas. Este destino romántico y bellísimo, que no tiene un kilómetro de desperdicio, 
es el lugar ideal para quien busque hacer trekking por playas y montañas entre increíbles escenarios naturales.
BELLEZAS Y AIRE PURO 
Tasmania posee paisajes de montaña, playas negras, ríos de deshielo, cavernas prehistóricas, bosques antiguos y árboles milenarios. 
Más de la quinta parte de la isla -de casi un millón y medio de hectáreas de superficie- es Patrimonio de la Humanidad. Esta isla al sureste de Australia es una tierra de récords porque en ella encontrás el aire más límpido, el agua más pura, la flor más alta y el ser vivo más anciano del mundo: un pino huon que cumplió 4.000 años creciendo sin parar. El dato de que Tasmania tiene el aire más puro del mundo es oficial, y se mide en el observatorio de Cape Grim, sobre la costa oeste de la isla. 
 
Esta isla tiene, además de paisajes de dramática belleza, una fascinante historia colonial: los primeros pobladores blancos del lugar fueron los presos más temibles. Tiene el tamaño de Irlanda y un aire muy "british" en sus granjas, pueblos, establos, su arquitectura georgiana y sus cercos antiguos de piedras enmohecidas. 
Los buscadores de paisajes completamente naturales -donde no se percibe casi la presencia humana a lo largo de kilómetros de panoramas perfectos, sin cables, rutas ni fábricas que estropeen el entorno- se felicitarán por haber elegido este lugar. 

GRACIAS A LOS PRESOS 
Tasmania creció como colonia europea porque los colonos británicos pensaron que este lugar tan aislado era ideal para crear una cárcel. La prisión de Port Arthur funcionó de 1830 a 1870 con 12.500 convictos peligrosos enviados desde Inglaterra y otras colonias inglesas, que aportaron mano de obra gratis para hacer vías de trenes, puentes y edificios. 
Además de la visita de rigor a la cárcel y al antiguo puerto, esta zona cuenta con maravillosas formaciones de roca en sus acantilados, como el Arco de Tasmania, la Cocina del Diablo y la Remarkable Cave, que se ve desde la ruta: una obra maestra de la erosión de las olas marinas. El Mt. Field National Park cuenta con cascadas bellísimas de agua celeste, como las Russell Falls y Lady Barron Falls, y senderitos que te permiten llegar a pie hasta las plantaciones del lúpulo con las que se hace la cerveza "Cascade". En la Bahía Fortescue y en Cape Huay -miradores naturales sobre el océano- te das cuenta de que éstos son los acantilados más altos del mundo. 

ESQUIANDO EN LA CAPITAL 
Hobart, la capital de Tasmania, es la segunda ciudad más antigua después de Sydney ya que fue fundada en 1804. Está ubicada en la boca del río Derwent con el marco imponente del Mount Wellington, de 1.234 metros, a sus espaldas. La base de esta montaña está a 20 minutos del centro de la ciudad, y ofrece un centro de deportes invernales con buenas pistas de esquí y escaladas en la roca. 
La vida de la ciudad de edificios de ladrillo rojo pasa por los mercados de Salamanca de los domingos a la mañana, el West Seapoint y los restaurantes y puestos de venta de mariscos que hay a lo largo de la costanera. Además de visitar la destilería de whisky de Gaswork Village, la fábrica de chocolates Cadbury y los antiguos Tasmanian Royal Botanical Gardens de estilo victoriano. Un paseo para el recuerdo es el barrio colonial de Battery Point, con 40 edificios de 1840 restaurados a nuevo. 

El turismo de aventura se vive en el río Derwent, donde se practica rafting o una modalidad temeraria de navegación en río de montaña llamada devil jet, a bordo de una lancha poderosísima que zigzaguea entre las rocas y la espuma, arrancándote gritos de adrenalina pura. Muy cerca se encuentra el exclusivo London Lakes Fly Fishing Lodge, un resort privado para la pesca de truchas con mosca, único en Oceanía. 

En un viaje de dos horas de Hobart a Launceston quedás admirado con la vista de los lagos Arthur, Sorell y Gran Lago New Norfolk, donde se encuentra un pueblo histórico con un criadero de truchas que data de 1864. Cerca de Launceston se encuentra Cataract Gorge (Garganta de la Catarata), un grupo de rápidos muy aptos para el rafting, que bajan de la montaña y que se pueden observar desde un puente colgante hecho en 1904. 

 Las llanuras se pueden apreciar desde la altura en vuelos que parten del aeródromo Cambridge al norte de Hobart: desde el cielo podés ver manadas de canguros y wallabies saltando de a miles en su ambiente natural. 

Es fácil moverse en la isla donde todo es panorama: las rutas son excelentes y zigzaguean entre colinas y acantilados que caen a pique en el mar. El caudaloso río Franklin recorre 25 kilómetros antes de fundirse en el río Gordon. Desde la ruta podés ver playas de arenas doradas, rosadas o negras como el carbón. Es una maravilla tenderse en estas playas de lava pulverizada, quedar negro y enjuagarse en un segundo en el mar turquesa.
A lo largo de la costa hay muchos restaurantes para probar las delicias de la isla.

Las delikatessen tasmanas incluyen quesos cremosos hechos en King Island, sobre la costa noroeste. El plato típico de la isla es el cangrejo, las ostras y el abalone, atún, erizos y trucha de mar. A 20 minutos de Launceston por la East Tamar Highway se encuentra el Hillwood Strawberry Farm and Fruit Wine Centre, donde vos mismo podés cosechar tus frutillas. 

EL DEMONIO DE TASMANIA NO ES UN DIBUJITO ANIMADO 
Aunque el tigre de Tasmania figure en el logo de la Secretaría de Turismo de Tasmania y en la etiqueta de la cerveza "Cascade", que se destila en Hobart desde hace 150 años, este animalito ya está considerado extinguido: la misma suerte que corrieron los enormes y mansos emúes y el dodo. 
Los demonios de Tasmania, en cambio, poderosos animales de gran fiereza, son abundantes y están protegidos. Se pueden ver en cantidades en el Bonorong Park cerca de Richmond y en el Trowunna Wildlife Park cerca de Deloraine. 
En este último parque, situado a 72 km de Launceston en el Valle de Mersey, su propietario y cuidador -Mr Androo Kelly- te cuenta todo acerca de la vida de los animales más raros del mundo, como los wombats, bettongs, bushtail possums, canguros, potarus y el mismo demonio de Tasmania, que es mucho más que un dibujito animado de carácter irascible. 
A 100 km al sur de Hobart vas a ver miles de estos extraños seres de pelo negro y dientes filosos en el Tasmanian Devil Park Wildlife Rescue Center, en Taranna, sobre la ruta a Port Arthur. Vos mismo podrás alimentarlos si llegás a las 10 de la mañana.

PAISAJES ALPINOS, PERO EN EL SUR 
Cradle Mountain y el área de la Meseta Central te esperan con un paisaje de 3.000 lagos encadenados y la hermosa ciudad de Stanley esperándote en la punta noroeste del recorrido entre pinos y montes selváticos, cascadas y ríos repletos de salmónidos. 

El Franklin Lower Gordon Wild Rivers National Park nos muestra un paisaje rugoso de bosques y ríos caudalosos. Queenstown es un pueblo minero con aires de far west pegado al pueblo pesquero de Strahan. Desde este poblado se pueden hacer cruceros o recorridos en canoa a lo largo del río Gordon, que penetran el corazón de la foresta salvaje hasta sitios que aún no han sido pisados por el hombre. No te podés perder el Parque Nacional Lago Santa Clara (Lake St. Clair National Park) que parece un pedazo de Suiza en Oceanía. 

LAS DORADAS COSTAS DEL ESTE 
La costa este de la isla ofrece un paisaje de colinas onduladas, granjas tranquilas, pueblos pesqueros y playas doradas que poco tiene que ver con los acantilados abruptos del oeste. Esta región tiene una sucesión de playas de arena blanca junto al mar turquesa, con poca gente y sin polución. Aunque no está permitido oficialmente, muchos viajeros cuentan que -dado que a lo largo de kilómetros de playas no vieron un alma- se pudieron bañar desnudos sin tapujos. Esta es la mejor zona para bucear: las aguas transparentes de este mar calmo te muestran una enorme variedad de vida submarina ultracolorida. 

Lo mejor de esta costa es el Freycinet National Park, dominado por las cumbres de los Hazards. En el Parque Nacional Hout encontrás sorpresas como las Cuevas de Hastings (Hasting Caves), que te permiten relajarte en una piscina de aguas termales después de recorrer un fantasmal mundo subterráneo de estalactitas. Las aguas brotan a reconfortantes 30 grados de temperatura en medio de una selva de helechos gigantes, donde no es raro escuchar el chapoteo de un ornitorrinco, esa paradoja animal que da de mamar, pero pone huevos.

¿CÓMO LLEGAR? 
Hay varios vuelos diarios de Sydney a Tasmania. Hay líneas aéreas más pequeñas que también llegan a los aeródromos de Quenstown, en Strahan, o de Wynward o Burnie, en la costa norte. También se puede viajar en bus o auto de Sidney o Melboune (apróx. 14 horas) y luego cruzar en el ferry "The Spirit of Tasmania". (fax: 004-217333). La línea de micros "Tasmanian Redline Coaches" recorre la isla en tramos que van de 1 a 3 horas y media de viaje. 

¿CUÁNDO IR? 
Todo el año es bueno para visitar la isla. Quienes prefieran los deportes de invierno, lógicamente deberán ir en temporada. Quienes prefieran las actividades acuáticas y los paseos al aire libre, en verano obtendrán las temperaturas más agradables. El clima de Tasmania es muy inestable todo el año. 
 

IMPERDIBLES
El Dreamworld Antarctic Adventure Centre (Centro de Aventuras Antárticas Mundo de Sueños), junto a Salamanca Place, en Hobart. Aquí se puede realizar una visita virtual a la Antártida basada en películas, relatos, proyección de fotografías y hasta visita a unas cámaras frigoríficas especiales.

volver a Oceanía y Pacífico



 

Turismo de Argentina y el Mundo
.Oceanía y Pacífico

Brujas: canales, flores y molinos
La ciudad más romántica de Bélgica sorprende con edificios antiquísimos, plazas arboladas y canales que duplican su belleza. Elegantísima y sofisticada.
Holguín: el esplendor del Oriente cubano
La ciudad de Holguín se encuentra a 750 kilómetros al este de La Habana, en el corazón de la provincia cubana ..
Un día en Ushuaia: excursión en helicóptero 
El proyecto llamado Heliushuaia es definitivamente una forma interesante de conocer Tierra del Fuego...
Búsqueda personalizada


Averlo.com - Averlo.com.ar © 1999 - 2009  : Normas de Confidencialidad  : Colabora con nosotros : Mapa del Sitio  : Publicidad